A pecho abierto te suplico
que no entre la noche en mi casa,
por favor,

que no entre la noche en mi casa,
que no caiga sobre mi.

triste y pequeña esperanza
ya no sé si es verdad que respiro
o es un juego de mentiras que recitan
los que no viven ahogándose lento
los que piensan que hacerse fuerte no es tirarse al suelo de rodillas

al menos -me consuelo-
yo he dañado con lo dedos,
la superficie del falso fondo
y aún sin aire , me he rendido.

Cómo huir por la ventana
a la playa de los olvidados, la de los fugitivos
es el secreto que me guardo
y el cuerpo que se abre y se cierra en la esquina fría de esta habitación

(Descosida)

Autor: pdescosida

Tres cosas hay en la vida: Salud, dinero y alcohol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s