“Cariño, eres una zorra”

Están hablando de otra persona. Todo lo que sentí en el pasado ya no me pertenece. Esos sentimientos ya no me pertenecen. Ahora habito otra carne y otros huesos. Nada de ese tiempo me pertenece. No existo para los que antes me conocieron, soy una extraña y así deberán tratarme hasta olvidarse de mi nombre, porque tampoco es mío. Porque antes me llamaban bosque y yo respondía, porque antes me llamaban agua y yo respondía. Pero ahora bebo de los mares en los que se ahogó mi nombre y sobrevivo de ello. Así me llamen -Vida- o me llamen -Puta-, o me corran con un pulgar el rojo de los labios. No existo. Y tú. Tú. Vuélveme la cara con las manos sucias ¿Quién te crees que soy? ¿Quién te has creído que soy? Ni agua ni bosque ni puta. Soy una canción fúnebre al sol de la fosa de tu cementerio. Acabaré con los hijos de los hijos que nunca tuviste y entonces, solo entonces, podrán llamarme agua y también bosque y por supuesto, puta. Y ningún dedo volverá a señalar mi cuerpo, mi cuerpo que ya no es el mio. Mi cuerpo desnudo, mi pecho, mis pezones duros, qué ofensa, qué ofensa eh, padre, Santo Padre. Masculinidad divina. La tierra se muere, pero qué pecado la desnudez de mis pezones, qué pecado ser mujer, el cuerpo de una mujer.

Autor: pdescosida

Tres cosas hay en la vida: Salud, dinero y alcohol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s